Entonces se detuvo el tiempo

Un día al anochecer, recorría la zona de las barrancas del río Paraná, aquí en Rosario, Santa Fe, cerca del viejo puerto, y me encontré con un muchacho, solo, parecía concentrado mirando las aguas correr. Aunque casi no fumo, ese día había llevado cigarrillos, pero había olvidado mi encendedor. Me acerqué al muchacho y le pregunté si tenía fuego, y muy amigablemente me dijo que no. Me respondió además que no fumaba y que nunca lo había hecho. Yo llevaba de paseo a mi perro Rocky, y el chico que miraba el río dijo: -“Es un labrador….que perro tan hermoso. Me encantan lo perros…” Luego de mirar a mi perro y de hacerle unas caricias y mimos, se volteó y miró nuevamente al río como al principio. Yo tenía ganas de hablar. Siempre hablo. Como parecía un buen muchacho y además era apuesto, nos pusimos a dialogar. Luego de algunos minutos, le dije: -“Siempre vienes acá…?..” Me respondió que sí. Que era una especie de distensión mirar el río, las barrancas, el paso de los buques de ultramar.. Vaya que sí, le respondí. Me llamo Sol le dije, y el me respondió luego de unos segundos: -….yo soy Franco…hola !…y me dio un beso muy cálido. Dialogamos de perros, de trabajo, de estudios, y luego comenzó a contarme una historia, una historia que nunca jamás había oído. Una historia muy dulce, muy adorable. Se las quiero contar. Y comienza así. Hace muchos años atrás, la tarde caía en febrero, muy caluroso por cierto, y Franco se encontraba frente a su computadora explorando el universo de la Internet. En esas horas de ocio, conoce a una joven de nombre Mariel, y entablan una larga charla, con varias tazas de te y de café de ambos lados. Él escribía y ella muy atentamente leía en su monitor los comentarios de Fran, que, entre otras cosas, hablaban de su historia amorosa anterior, la cual había resultado infructuosa. Las conversaciones luego se llevarían a cabo por teléfono, las cuales resultaron aún más amenas y jocosas. Ella se reía de las ocurrencias de Franco, y así fueron forjando muy, muy lentamente una historia entre ellos. Hasta aquí puedo decir que así fue el comienzo. Con el correr de los meses, y bien entrado el otoño, Fran toma la decisión de invitar a Mariel a una charla más personal. Suspendieron las interminables comunicaciones telefónicas y se encontraron frente a frente. Por supuesto que ambos estaban más que nerviosos, inquietos y exaltados. Era la primera vez que se veían frente a frente. No fue lo mismo. La charla en el café junto al río no llegó a durar una hora, y al final del ocaso cada uno siguió hasta su hogar. Mariel se negó a que Franco la alcanzara a su casa. Ambos vivían en barrios opuestos. Ese mismo día, algunas horas después, nuevamente retomaron la charla telefónica y se sintieron mejor, y semanas más tarde volvieron a verse. Asimismo, pasaron algunas citas más, y muchas charlas telefónicas. Pero, una noche, también muy cerquita del río, los dos se encontraban conversando, riendo, pero por un momento hubo silencio, se miraron y él, muy

suavemente besó los labios de Mariel. Ambos se estremecieron tanto, que pareció detenerse el tiempo. Ese río testigo de aquél beso, por un momento dejó de correr. Las agujas de los relojes dejaron de rodar, la música del viento también dejó de sonar, y por esos minutos sólo podía escucharse a dos corazones latiendo muy fuerte, dos corazones que descubrían el idioma del amor. El amor que nacía entre Mariel y Fran. Fue el nacimiento del amor más bello para ambos. Fue el momento más memorable de Fran, y creo que también para el de Mariel, a quien jamás pude conocer. Los días, semanas y meses que prosiguieron, estuvieron llenos de entusiasmo, de proyectos, y de pasión. Un fin de semana, un accidente deja hospitalizado a Fran, y con mucho valor y aliento, el corazón de Mariel acompañó a su correspondido en todo momento, fortaleciendo aún más el lazo entre ambos. Fue extremadamente bello y delicado el cuidado de ella hacia él. Una vez recuperado, Franco toma de la cintura de Mariel, mirándola fijamente a sus ojos, con un amor maduro, y le propone unirse en matrimonio; conformar una familia con muchos descendientes quienes publiciten y plasmen ese amor tan grande que ambos sentían. La opción era irrebatible, por lo que Mariel asintió con lágrimas en sus ojos, seguido de un abrazo interminable. Nuevamente hubo una quietud colosal, la cual duró hasta el final de ese abrazo. Fran le prometió a Mariel que ese amor duraría eternamente, ya que luego de la muerte, seguiría buscándola interminablemente, por los siglos de los siglos. Si bien la relación entre los dos estaba fortalecida, la familia de ambos no fueron aliados de ese amor. Fueron convirtiéndose uno en Romeo, y la otra en Julieta. Franco me dijo que nunca pudo encontrar razones de tal hostilidad entre ambas sangres. Nunca pudo comprenderlas. Tristemente, las batallas entre esos linajes fueron deteriorando lentamente la relación entre Mariel y Franco. Si bien los cimientos de ese amor se encontraban perfectamente construidos, cada familia por su lado fueron socavando hasta debilitar la estructura de ese amor. Fran, quien poseía mayor entereza, arengaba a Mariel y le trasmitía fuerzas, pero la resistencia de ella iba decayendo semana a semana, mes a mes, como que ese corazón se desangraba lentamente. Una mañana, en una discusión entre ambos, un incidente produce un gran cambio entre las almas de ellos. El suceso fue entendido como una agresión a Mariel de parte de Fran, quien seguramente sería incapaz de dañar la naturaleza de Mariel. Esa situación fue la llave oportunista por parte de una de las familias para alejar a Mariel de Fran. Lucraron con esta llave, y le inventaron a él, situaciones que jamás ocurrieron. Y fue juzgado injustamente por un tribunal arbitrario. Lamentablemente la condena recaída en Franco fue perpetua; el lazo se quebraba para siempre. Lo que por mucho tiempo había sido el amor más bello, más completo, más pasional, fue convirtiéndose en el desapego más grande e irreversible. Mariel se hundió en las aguas de un océano embravecido, llevándose consigo el corazón de Fran, quien intentó denodadamente por todos los medios revertir la situación, pero fue en vano. Nunca logró convencer y/o quebrantar la decisión de ella, quien se alejó por completo del alma que más la honró. Finalmente un día, ya sin fuerzas, Fran se rindió, percibiendo la actitud inflexible de Mariel, quien tal vez ya había olvidado por completo del amor que le había consagrado Fran. Hoy ella comparte su alma con otra persona, quien seguramente es un agraciado, ya que Mariel hoy puede dar amor multiplicado por dos, porque Mariel no sólo posee su corazón, sino que además lleva el corazón de Fran, a quien jamás se lo devolvió. Cuando Franco me hablaba, me miraba a los ojos. Nunca había visto unos ojos tan tiernos y tan tristes a la vez, y me dijo que en la última conversación entre él y Mariel, aquél, con lágrimas en sus ojos, le dijo que tal vez en esta vida ya no iban a estar juntos, pero le prometió, recordándole aquello que le transmitió cuando le propuso matrimonio, que en la próxima vida la iba a buscar nuevamente hasta encontrarla; iba a ir a su encuentro para abrigarla, para abrazarla, para amarla y para protegerla, y que así lo haría eternamente por los siglos de los siglos. Me quedé junto a él, sin mediar palabras por varios minutos. Y hubo un silencio. Largo. Nunca Rocky estuvo tan quieto, también parecía escuchar la historia de Fran. Una tibia brisa golpeó mi espalda, y creo que también la de él, y me dijo estar feliz a sabiendas de que en esta vida Mariel está bien, y que está siendo súper amada; que está cumpliendo sus objetivos; que se reencontró con ella misma. Pero volvió el silencio otra vez. Luego de unos instantes, mirando el río, Franco dijo que jamás, jamás, jamás se interpondrá entre ella y su ser amado, todo lo contrario, haría lo necesario para ayudarla a estar bien. Y Fran, quien posaba sus brazos en las barandas del río, dijo por último, asintiendo con la cabeza: -Así son las cosas… Hizo una mueca, y me besó suavemente y se retiró a paso lento. Antes de irse, abrazó a mi perro Rocky, y éste como si intuyera la tristeza de Fran, se quedó quieto y apoyó su cara junto a la de Franco quien se fue caminando a paso lento, y de tanto en tanto miraba hacia al río. A veces salgo a pasear a Rocky y lo veo a Franco, en el mismo lugar de siempre, como si dialogara con el río, con esos ojos tiernos y tristes. Y pienso que tal vez ambos rememoren aquel beso, el beso con más amor jamás dado, el beso que detuvo por algunos minutos el mundo. Y es mi deseo no interrumpirlo. Quien se atrevería a interrumpir un momento tan hermoso, tan bello..? Tal vez mientras Franco esté allí, el tiempo esté detenido para él, porque está inmóvil, sosegado, con esos ojos tristes siempre mirando al río, ese río que fue testigo de un gran beso….y sencillamente, de un gran amor… Si Mariel de Rosario en algún momento puede leer esta historia, seguramente recordará el momento en el cual Franco le prometió un amor eterno.

Fuente : Entonces se detuvo el tiempo

Articulos relacionados

-Superando los obstáculos

En realidad esto es muy extraño para mí, pero aquí va. Yo ocupo el primer lugar en mi clase desde que tengo memoria, pero desde primero de secundaria llego un compañero nuevo. Para variar no le di importancia y lo ignoré. Para mi sorpresa, él me gano el primer puesto. Luego de es ...

-Mi primera vez con una chica

Hola soy Alejandra Mi primera vez con una chica.. 1ra parte tendria mis 13 años, me encontraba estudiando 2do año para ese tiempo era muy popular conocia todo el liceo, recuerdo que me hicieron un dibujo en el pizarron y me gusto mucho pero no sabia quien habia sido por lo que no ...

-Para ese entonces comencé a asumirlo, ella me gustaba

Hola, escribo esto bajo el seudónimo de Mariana, sé que la principal implicada aquí probablemente no lo lea pero jamás está de sobra algo de discreción. Nos conocimos hace ya cerca de cuatro años por una amiga en común, en un comienzo no hablábamos mucho hasta que dimos con gusto ...

-Sólo un beso

Hola soy clau Por la tarde, de esas tardes que no son ni muy frías ni muy calurosas, ni tan frescas ni lluviosas.. estaba frente a mi closet en shock por decidir que ponerme, al final opté por un vestido corto color negro, un tacón 12, y casi una hora en maquillarme, estaba nervi ...

-EL AMOR AUN EXISTE

bueno mi historia de amor comienza asi,yo estaba perdidamente enamorada de mi mejor amigo lo conoci en la secundaria ,cuando estabamos en 2 grado yo le confese ami amigo que el me gustaba ,pero a el yo no le gustaba a el ,paso tiempo ylo deje asi,se llego un dia que fui a la casa ...

9 Comments

  1. elenora says:

    hermosa historia franco y excelentemente redactada.
    duele saber que fue verdad y eso me emocionó mucho.
    besos desde mexico.

  2. Natu says:

    Guaaauuuu…que tierno nene ! La verdad se me llenaron de agua los ojos. Fran, el amor duele. y te va a doler este amor hasta el último día de tu vida. no sirve de nada llorar, pero sos un afortunado porque no todo el mundo puede experimentar esto que es tan bello, que aunque duela, es hermoso.

  3. Eliana says:

    Fran: A mí tambien me sucedió algo parecido. El dolor de sentirse no correspondido es horrible. Creo que nunca vas a poder olvidar a esa persona, pero vale aclararte que seguramente lo que vendrá será mucho mejor. Las mujeres muchas veces podemos sobrellevar este dolor con más fuerza, pero a Uds. los hombres se les hace muy difícil.
    Te quiero felicitar porque la historia me conmovió. Coincido con la gente que comentó tu post: Un caso real, muy triste y conmovedor. Gracias por compartirlo con nosotros. Besotes muy grandes desde Bariloche, Argentina.

  4. July says:

    al ir leyendo esta historia se me llenaron los ojos con lagrimas, porque pasé por una relación similar. sufrí mucho y tuve que dejar a la persona que mas amaba porque no veía reacción por parte de él. es un dolor indescriptibe, y si bien hoy estoy acompañada por otra persona, nunca podré olvidarme de ese gran amor como tú dices querido Franco. me conmoncionó cuando escribiste que ella ya se había ido y que no la ibas a molestar, pero que la ibas a buscar en otra vida, y la verdad si ella no reaccionó con esas palabras es porque ya no te amaba. somos de la misma ciudad y me hubiera gustado mucho conocerte, ya que puedo ver que eres una persona muy sensible, de las cuales no abundan en este planeta. te dejo un beso inmenso y te doy un excelente 10 por como contaste tu historia, me llegó al corazón y me hizo lagrimear.

  5. la bebe says:

    llorar es poco vale…. fran para lante ok …. un proverbio chino dice asi que cuando mas oscuro esta es porque ya va amanecer y un nuevo dia llegara… asi que mucha buena vibra para ti…. ok.. besitooooosss desde anzoategui venezuela……… gaby

  6. mitae says:

    es una historia realmente bella, que es solo superada por el dolor que guardo en el alma por la mujer que tanto amo…

  7. karla says:

    waooooooo sabes es muy triste la historia pero muy linda tambien…pienso que esas son cosas del amor…en los momentos mas felices de l vida siempre pasa algo…x eso tenemos que ser muy fuertes para soportar todos aquellos obstaculos que se interponen en el amor

  8. Antonella says:

    SENCILLAMENTE EMOTIVA. FRANCO, YA VAS A CONOCER UNA MUJER QUE REALMENTE CONSIDERE TU CORAZON. YA VAS A PODER OLVIDARLA. DESDE VENEZUELA, TE MANDO MUCHOS BESOS.

  9. Julia says:

    Me hizo llorar esta historia. La leí varias veces.

Deja un comentario