A la vejez, viruela

Hola soy Luis Tengo 55 años, soy casado y con hijos y nunca había tenido relaciones homosexuales, es mas siempre fui (tanto de soltero como de casado) bastante mujeriego, he salido con muchas y de todo tipo, jóvenes, de mi edad, mayores, gorditas, flacas, lindas y menos lindas… A fines del año pasado en un velorio del papá de un amigo conocí a Pancho, un hombre muy distinguido de unos setenta años, coleccionista, mi amigo nos presentó y si bien la circunstancia no ameritaba para hacer relaciones sociales, en algún momento cruzamos alguna palabra. (Cabe destacar que yo tenía su número de teléfono desde hace unos años por un negocio que nunca se concretó). Pasaron los meses y un buen día en el mes de Marzo vuelvo a encontrarlo casualmente en un comercio, nos saludamos, y entablamos una linda conversación la cual se vio interrumpida por mi falta de tiempo, nos despedimos (lo saludé con un beso en la mejilla)y me fui apurado. Una hora después y sin poder sacarlo de mi cabeza recordé que tenía su número de teléfono, por lo tanto le mandé un mensaje diciéndole lo lindo que me resultó encontrarlo y que esperaba pudiéramos seguir conversando en otro momento. Inmediatamente me llamó para decirme que él también tenía ganas de seguir conversando y me invitaba a su casa dos días después para mostrarme sus colecciones. Allí estuve puntual, y amablemente me hizo pasar al

lugar donde tiene sus artículos y allí hablamos sin parar casi dos horas, me fuí con una enorme admiración por este hombre, pero sin saber como abordar la situación ya que yo no tenía experiencia con personas del mismo sexo y él no manifestaba nada mas que una agradable conversación. Le mandé otro mensaje agradeciendo su hospitalidad, y esperando nos volvamos a encontrar y él volvió a llamarme inmediatamente, diciendo que le resultó muy lindo encontrarse conmigo y que en próximos días podríamos continuar. Pasó un fin de semana donde no podía sacarlo de mi cabeza, pensé que iba a enloquecer, pues además para mí era una experiencia absolutamente nueva, nunca había sentido nada parecido por un hombre, deseaba intensamente que me llamara. El lunes temprano me llamó e invitó de nuevo a su casa, me presentó a su esposa (está casado hace muchos años y tiene hijos y varios nietos)y volvimos a ver sus colecciones, ya la conversación fué mas franca y en un momento me confesó que se definía como bisexual, allí me dije esta es la mía…, por lo tanto le conté que me gustaría mucho estar con él, que me había gustado desde el día que lo encontré en ese bendito comercio, pero que nunca había estado con un hombre, por lo tanto quedamos en ir a su casa de fin de semana un día y concretar el encuentro. Noté que mi inexperiencia era un obstáculo para él, por ello le explique una y mil veces que supliría la inexperiencia con el enorme deseo que despertaba en mí. A los dos días me llamó para ver si nos podíamos ver, esta vez fué en mi auto solo hablamos y nos entusiasmamos confesándonos, por ejemplo que a ambos nos gustaban mucho los besos y que no es lo mismo tener sexo que hacer el amor. No contaré detalles de nuestros fogosísimos encuentros. Pasaron 8 meses y desde ese día nos hemos visto por lo menos una vez por semana, a veces dos o tres, tenemos relaciones y lo pasamos bárbaro, por razones laborales mías hemos viajado (siempre por el día)y hemos tenido nuestro tiempo para la intimidad. Nos hemos confesado nuestros sentimientos, pero ambos seguimos con nuestras familias, las cuales se han conocido y han compartido algun evento social, cumpleaños, mateadas, etc. Este es quizá el único aspecto desagradable de todo esto, mantener una apariencia delante de los familiares y amigos cuando la realidad es otra, pero de verdad vale la pena ante la enorme felicidad de poder encontrarnos. Nunca fuí homofóbico pero tampoco pensé ser gay, sin embargo algo había en mí que Pancho supo despertar. Con mi esposa también está todo bien pues mi deseo por ella no cesa. La vida siempre nos depara sorpresas y para mí esta ha sido una grande… como dice el dicho popular, \”a la vejez,… viruela.\”

Fuente : A la vejez, viruela

Articulos relacionados

-

...

2 Comments

  1. Acsa Vega says:

    Hola, Luis, ¿de casualidad no conoces a Elizabeth Vega?

  2. CARLA says:

    YO ISE UNA HISTORIA SE LLAMA AMOR TRAICIONER

Deja un comentario